Local San Lorenzo de El Escorial

En este proyecto, un local semisótano de cincuenta metros cuadrados, con actividades de yoga, coaching y terapias alternativas, la prioridad para el cliente era conseguir un espacio de refugio en donde poder conectar con nuestro interior sin agresiones externas.

Para conseguir este objetivo nos inspiramos en la naturaleza, en concreto en los árboles, símbolo por excelencia de protección y acogimiento. Para dotar de coherencia a este proyecto era importante que en la medida de lo posible todos los materiales fueran naturales o reciclados: corcho, madera, lámparas de cartón de huevo reciclado, microcemento con partículas de madera recicladas, trapillo…..

Para crear un contraste del exterior con el interior, revestimos la entrada del local con microcemento oxidado de Cement Design, añadiendo con ello un estallido de colores azules oscuros, turquesas, verdes en contraste con el interior de la sala, diáfana, de colores neutros y calmados, en cuya pared al fondo colocamos troncos de árboles del monte escurialense. Como nota de color, puffs de trapillo de “Nubes de Ganchillo“. En la entrada, dando la bienvenida y anticipando el interior colocamos una escultura de hierro y tronco simulando un árbol, creada por “Mesas de Autor“.

Pudimos tirar todos los tabiques existentes para redistribuir el local de la forma más eficiente: sala de yoga y terapias, almacén, sala de coaching y reuniones y baño. Además se eliminaron los cerramientos antiguos de madera y se sustituyeron por cristal bañando de luz el local tan necesitado de luz natural.

La sala de coaching y reuniones se revistió en corcho y microcemento con partículas de madera reciclada. El mobiliario, una mesa de tronco natural con plantas en su interior, sillas recicladas pintadas con chalk paint y sillones de segunda mano. Para dar un toque de calidez y originalidad se colgaron unas macetas invertidas con mecanismo de autorriego.

Aunque la distribución del espacio es totalmente diáfana colocamos una cortina vertical entre la sala de yoga y la de coaching para poder dar intimidad visual a cualquiera de las dos estancias. La forma de la cortina vertical nos recuerda a las nubes o las olas de mar, proporcionando una sensación de placidez y buen rollo.

La gran estrella del local es sin duda alguna el baño: Decidimos dar un pequeño homenaje a las abejas, actualmente en peligro de extinción. Las paredes fueron revestidas de microcemento con virutas de madera reciclada y gresite hexagonal blanco de cristal reciclado. La encimera es de madera y hierro, realizada por Calma Chechu, el lavabo y elementos decorativos son de cerámica artesanal de la ceramista escurialense Isabel Companys “Gastrocerámica“, así como cesto africano de Colores del Mundo Tida Coly. Añadimos un toque de humor con la frase “Don’t worry, bee happy” (no te preocupes tanto, sé (abeja) feliz), para dar un mensaje positivo y alegre. La iluminación del techo es una simulación de una claraboya natural.

Esperamos que os guste.

 

Compártenos en las redes ...
Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterGoogle+
Category

Decoración, Reforma Integral

Tags
coaching, corcho, microcemento, naturaleza, reforma, terapias, yoga